viernes, 2 de diciembre de 2016

Encontrar tiempo


Foto vía Tumblr

Hace unas semanas (unas cuantas, en realidad), una compañera de trabajo mencionó, durante una formación que tuvimos, lo importante que es tomarse tiempo para dedicarlo a aquellas cosas que nos gustan y nos hacen felices. Lo hizo después de que todos los demás, preguntados por nuestras aficiones, hubiéramos dicho cosas del tipo "Me encanta leer, pero no tengo tiempo para hacerlo", "Bailar es una de mis grandes pasiones, pero no consigo encontrar ratos para dedicarme a ello", "Casi no tengo tiempo ni para jugar con mis hijos, que es de las cosas que más me llenan", y demás confesiones por el estilo. Entonces ella, argentina de nacimiento, nos reprendió con voz melosa: "Deberíais hacer el esfuerzo de encontrar tiempo para cultivar vuestras aficiones. De verdad que es importante".

Y tiene toda la razón del mundo, para qué vamos a decir otra cosa. La vida se ve de otra manera después de leer, de ver una película, de hacer deporte, de jugar con tus hijos, de salir a correr, de pintar, de hacer punto, de estar tirada en el sofá. 

Pero yo, desde el 1 de septiembre y hasta hoy, 2 de diciembre, no había encontrado el momento de volver a sentarme delante del ordenador para escribir aquí. De hecho, casi hasta se me había olvidado escribir. A lo mejor os suena dramático, pero es bastante cierto.

No obstante, hoy, con un maravilloso puente de cuatro días por delante, he encontrado tiempo para pasarme por el blog a decir :"Hola, ¿qué tal estáis?". El resto de explicaciones ya las daré más adelante.

Os he echado de menos. :)

Como dice mi querida Maddalen, volveré. No sé cuándo, pero volveré.


miércoles, 20 de julio de 2016

Viajar



Viajar es dormir en camas pequeñas y tener que usar baños diminutos. Viajar es un televisor viejo y una conexión a Internet lenta. Viajar es mantener conversaciones extraordinarias con gente la mar de corriente. Es descubrir que camareros, caseros y trabajadores de gasolineras pueden ser las personas más interesantes del mundo. Es toparse con iglesias cautivadoras que te invitan a entrar. Es McDonald’s siendo un lujo. Es darte cuenta de que a lo mejor has nacido en el país equivocado.

Viajar es una sonrisa que lleva a una conversación en un inglés improvisado. Es la epifanía de que las chicas bonitas sonríen igual en todas las partes del mundo. Viajar es dejar propinas del 10% y sentirte bien acogido por ello. Viajar es llevar la misma camiseta blanca día tras día. Viajar es sexo con acento extranjero después de una buena botella de vino y demasiados cigarrillos sin filtrar. Viajar es desplazarse en la parte trasera de un autobús con extraños que no paran de reírse por cualquier tontería. Es una calle llena de mochileros barbudos que estudian sus mapas con detenimiento. Viajar es desear un poquito más de lo que sea que eso fuera. Es compartir una botella de licor en un tren nocturno con un nuevo amigo. Es “A lo mejor no tengo que hacerlo así cuando vuelva a casa”.

Traducido y adaptado por mí a partir del texto de Nick Miller Isn’t It Pretty to Think So?


Y para ti, ¿qué es viajar?

martes, 19 de julio de 2016

Guía de Lyon: lo que no te puedes perder


En la orilla del Ródano (todas las fotos son mías: @_marta_pa)

Hace unos días, recibí un whatsapp de mi amiga Bea en el que me decía que en agosto se irá unos días a Lyon (¡a mi Lyon!) para ver a una amiga suya que está pasando unos meses allí. Me escribía para que le recomendara cosas: monumentos, sitios que ver, dónde comer... A mí me pilló en pleno catarrazo veraniego (sí, estas cosas pasan), y le dije que en cuanto me recuperara le hacía una lista. Un par de días después, Virginia me escribió por Instagram para pedirme exactamente lo mismo. Demasiada casualidad, pensé. Creo que el universo quiere que escriba por fin, cinco años después, una guía de todo lo que descubrí cuando viví en Lyon y con lo que me reencontré hace unos meses cuando volví.

Así que aquí va: una guía de Lyon, esa ciudad que me robó el corazón hace unos años y que siempre ocupará un lugar muy especial en mi vida. He intentado recopilar todos los sitios que merecen la pena, pero esta, más que otras guías que he escrito, es una guía personal, porque en ella os voy a hablar de todos los sitios que a mí me hicieron especialmente feliz y que por eso recuerdo con tanto cariño. Precisamente por eso, seguro que paso por alto restaurantes de calidad (yo era Erasmus, no tenía dinero) o ciertas tiendas (insertad aquí el mismo paréntesis de antes), pero no leeréis nada que no haya vivido, paseado o memorizado hasta la saciedad. Y eso es lo que la hace tan personal.

Sentimentalismos aparte (y ya me dejo de tanto rollo introductorio), Lyon es una ciudad que merece mucho la pena. Considerada la capital gastronómica de Francia, prácticamente todo el centro de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad, y tiene un tamaño perfecto para recorrerla en un fin de semana o en un puente largo.

Sin más dilaciones, os dejo con mi guía de Lyon, en la que os hablo de todos los sitios y monumentos que tenéis que ver, os doy algunas ideas de excursiones por la zona y os cuento cuál es la calle de la Presqu'Île en la que mejor se come de todo Lyon...

lunes, 18 de julio de 2016

La semana de los viajes (II)



La semana que viene me voy de vacaciones (¡bieeeen!), así que he decidido que, para ir ambientándome, esta semana será temática en el blog y estará dedicada a los viajes, esos oasis pasajeros de felicidad que rompen con la rutina y nos insuflan vida para retomar la realidad con energías renovadas.

Si os apetece, estáis más que invitados a viajar conmigo. :)

jueves, 30 de junio de 2016

Allí donde siempre es verano


Foto vía Tumblr

"Me estoy colocando solo de pensar en un hecho asombroso: que por encima de las nubes siempre hace sol. Siempre. Que absolutamente todos los días de mi vida han sido, en el fondo, días soleados. Por muy mal tiempo que hiciera en Wolverhampton y por mucho que lloviera, incluso esos días en que parecía que las nubes se te iban a caer encima y las alcantarillas tenían que hacer gárgaras para digerirlo todo, aquí arriba siempre ha hecho sol.

Siento como si hubiera salido volando a mil kilómetros por hora derecha hacia la metáfora más hermosa de mi vida: si vuelas lo bastante alto, si subes por encima de las nubes, allí siempre es verano.

Decido que, durante el resto de mi vida, al menos una vez al día, me acordaré de esto. Creo que es el pensamiento más alentador que he tenido jamás".

- Caitlin Moran


Si vuelas lo bastante alto, si subes por encima de las nubes, allí siempre es verano.
Es para copiárselo en un post-it y leerlo cada día.

PD. Porque todas las nubes tienen un lado plateado. (Los ingleses y sus reflexiones sobre el tiempo ;)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...